BodasCeremoniasFloresNoviasRamos Novia

Boda a la italiana un seis de octubre

Hay parejas que te dejan huella. Elena y Gianluca son una de ellas. Simpáticos, cercanos, extrovertidos y dispuestos a disfrutar al máximo de la vida. Our type!

Elena desprende magia. Nos encandiló desde el primer instante en el que entró por la puerta de la floristería con su sonrisa y esa personalidad tan encantadora. Gianlu es elegante, como buen italiano, y tranquilo. Forman una pareja de cuento.

Solo bastó una reunión para saber que nos estábamos entendiendo a la perfección. Su boda sería un sueño, y nosotros teníamos infinitas ganas de formar parte de él.

Para nosotros, un factor importantísimo de las bodas es que la decoración signifique algo para la pareja: que sus personalidades y momentos vividos se vean reflejados en cada rincón que decoremos. Por ello, decidimos que el estilo en el que se basaría la decoración de la boda sería un estilo toscano (con mucho olivo y con lavanda). La paleta de colores debía ser muy pastel y dulce, una mezcla de malvas con rosas claritos.

Cuando una pareja se deja aconsejar el resultado es maravilloso. E y G contaron con unos profesionales muy top para el día de su boda. Se casaron en la finca Jardines de Abril (ya sabéis, somos muy fans). Allí se vistieron los dos e hicieron un first look precioso. Los chicos de Kiwo se encargaron de inmortalizarlo todo.

María Catalá maquilló a Elena, y María (de Bionda Estilistas) le hizo una de las coletas más bonitas que hemos visto jamás. Espectacular. Su vestido, un Needle & Thread en tono rosa envejecido y bordados en azul pastel, salmón y beige, le iba como anillo al dedo.

Para la ceremonia le confeccionaron una falda de tul en el mismo rosa envejecido que el vestido. Luego se la quitó para la cena y la posterior fiesta.

Gianlu maravilloso con un traje impecable de Hugo Boss.

Para el ramo de Elena utilizamos rosa de jardín inglesa, scabiosa en color rosita, lavanda y olivo. Aparte de oler de maravilla, completaba su look a la perfección.

Para la ceremonia preparamos algo muy acogedor y familiar. Al ser poquitos invitados, decidimos colocar una mezcla de sillas, sillones y sofás para que los familiares y amigos estuvieran a gusto y se sintieran como en casa. Fuera formalidades. Incluso les dejamos algún cojín para que se pudieran poner bien cómodos. Fue una idea estupenda.

El altar lo decoramos con un arco partido de forma asimétrica repleto de olivo, hortensias, rosas pitiminí, dahlias, aster y lavanda. Como la ceremonia era de tarde, decidimos colocar una lámpara en el arco para iluminar a la pareja durante la ceremonia. Alrededor de los novios colocamos candiles, faroles, jarrones con flores y encajes italianos.

Para seguir en la línea de lo toscano, al finalizar la ceremonia los invitados cogieron los saquitos que les habíamos preparado con lavanda para lanzársela a los novios tras el `sí quiero´.

En la zona de cóctel, creamos pequeños espacios chill out con los bancos de Jardines, algunas mesas de café y nuestras alfombras en tonos neutros. Dos o tres espacios bastaron para ofrecerles un ambiente tranquilo y distendido a los invitados. Allí colocamos también el seating.

Para el banquete (servido por Catering Ya) combinamos mesas redondas con mesas cuadradas. Colocamos unas sillas crossback de madera y lo completamos con una combinación de mantelería en tonos tierra. Sobre el bajoplato de ratán de cada invitado colocamos la minuta y un pequeño ramillete de lavanda.

Los centros de mesa también los combinamos. Las mesas que llevaban mantel estampado las decoramos con bases toscanas grandes con plantas de erica blanca y velitas. Las mesas con mantel liso llevaban una distribución de tres bases toscanas más pequeñas con flores, verdes y lavanda. Estas últimas acompañadas también de velitas.

La mesa presidencial fue muy original. Los novios querían sentarse solos en su mesa, sin familiares. Nos pareció una idea maravillosa. Era íntimo, romántico e informal. Colocamos un camino de mesa de una tela rosa pastel preciosa y sobre ésta colocamos un centro floral maravilloso con muchas velitas a los laterales. Trasladamos el arco de la ceremonia a la trasera de la mesa presidencial y colocamos algo de atrezzo por el frontal de la mesa. Para darle importancia a los novios, Elena y Gianlu disfrutaron de la cena sentados en sillones imperiales.

La fiesta corrió a cargo de The Beat Day, un súper acierto. Hicieron que el túnel de Jardines de Abril se convirtiera en su discoteca particular y que todos los invitados lo dieran todo todito todo.

Hasta aquí la boda de Elena y Gianluca. Muchísimas gracias chicos por dejarnos formar parte de vuestro día. Nos enamorasteis. Sois únicos.

Bisous,

C.

Foto y vídeo: Kiwo

Finca: Jardines de Abril

Maquilladora: Makeupzonenet

Peluquera: Bionda Estilistas

Vestido novia: Needle & Thread

Traje novio: Hugo Boss

Catering: Catering Ya

Flores y deco: El Jardín del Cabo

Música fiesta: The Beat Day

Alquiler de mobiliario: Kava