Casarse a miles de kilómetros de tu hogar no es tarea fácil pero si tienes la increíble ventaja de trabajar con profesionales que se dejan el alma en cada boda, te resultará menos estresante. No hay destination wedding que funcione sin el trabajo constante de un profesional detrás. Por eso, Harriet y Zak no dudaron en contratar al equipo de Paloma Cruz Eventos.

En España estamos acostumbrados a celebrar las bodas un viernes noche o un sábado. En Inglaterra este no es el caso. Cada uno se casa el día que prefiera: un martes, un domingo o un jueves. Un jueves 2 de junio.

Para parte de la población española hablar inglés es una asignatura pendiente. Un muro a la hora de trabajar con personas extranjeras. Para nosotros es todo lo contrario. El inglés es, desde hace muchos muchos años, un idioma al que estamos emocional y profesionalmente vinculados. Por eso nos sentimos tan a gusto en las reuniones con esta maravillosa pareja.

Ese 2 de junio fue muy importante para nosotros: trabajábamos con unas buenas ideas de base (Paloma Cruz Eventos), un maravilloso escenario (Jardines de Abril), un fotógrafo insuperable (Pablo Laguia), un videógrafo que nos encanta (Manu Solana) pero, sobre todo, decorábamos la boda de unos novios increíblemente dulces, amables y bellísimas personas.

Comenzamos el día repartiendo los prendidos, las pulseras de flores de los familiares, las coronitas de las damitas, los ramos de las damas de honor y el ramo de novia, un bouquet con flores de distintas tonalidades rosas. Luego comenzamos a decorar la finca.

Para la ceremonia creamos un arco con sinuosas ramas e incorporamos una gran variedad de flores. Para darle ese punto innovador, partimos el arco en dos dejando un pequeño espacio entre las dos partes. Del techo de la pérgola donde se celebró la ceremonia colgamos varias ramas con numerosas hojas pintadas de dorado y rosa palo, y flores en la misma gama de colores. Dentro de ser una ceremonia sofisticada, se le incorporaron distintos elementos que le aportaban fluidez y naturalidad a la decoración final. Una manera estupenda de combinar la personalidad de la pareja con el entorno donde se celebró la boda.

Para la cena creamos distintos tipos de centros: algunos en alto y otros en bajito. Las mesas redondas llevaban centros de mesa altos con bases de cristal, espejo y velas. Las mesas alargadas iban decoradas con tarteras de flores y botellitas de cristal tallado con flores acompañadas de velas. Para la mesa presidencial (algo más larga que las demás mesas) combinamos distintos centros y botellitas con las mismas flores que el resto de centros.

Al seating que preparó el equipo de Paloma Cruz Eventos le añadimos una delicada guirnalda de flores y verdes, y para la tarta nupcial elaboramos un sencillo pero vistoso ramito y terminamos de decorarla con flor suelta y pétalos.

¡Espero que os guste como quedó la decoración!

Organización: Paloma Cruz Eventos

Fotógrafo: Pablo Laguia

Videógrafo: Manu Solana

Vestido de la novia: Pronovias

Zapatos de la novia: Valentino

Finca: Jardines de Abril

Catering: El Murri

Mobiliario: Kava Alquiler para Eventos

Flores: El Jardín del Cabo

¡Hasta la próxima!

Bisous,

C.

 

 

 

Join the discussion 2 Comments

Leave a Reply